A Snchez no le salen las cuentas, y tiene cada da un boquete de 64 millones

A Snchez no le salen las cuentas, y tiene cada da un boquete de 64 millones

La Administracin central ha disparo el dficit ms de un 24% en 2019, generando un boquete de 64 millones de euros cada da. El Gobierno que preside el socialista Pedro Snchez hace gios a un electorado fatigado al que lanza cantos de sinera como el ajuste de las pensiones al incremento del IPC o el desbloqueo de la congelacin de nminas a los funcionarios, que llevan congeladas aos. Una de las puntas de lanza es la de la presin tributaria y fiscal, que ha alcanzado ya el lmite y ahoga a pequeos empresarios y autnomos, abocados ya a la quiebra tcnica. De hecho, Espaa se ha quedado ya sin margen fiscal. Algunos analistas coinciden en apuntar a una «resistencia pasiva» de los inspectores de Hacienda ante la presin que sufren para incidir en las cuentas de pymes y autnomos, algunos con rangos de facturacin muy bajos que no superan la pinza de los 65.000 a los 130.000 euros anuales de facturacin.
El Gobierno de Pedro Snchez ha tumbado la teora de que un ejecutivo en funciones y con presupuestos prorrogados lo tiene ms difcil para gastar. La normativa pone frenos al gasto pblico en condiciones de provisionalidad, pero Snchez ha demostrado que esas cortapisas se pueden sortear con holgura. Solo as se explica que estando instalada Espaa en el bloqueo poltico, con su Ejecutivo en funciones y sin cuentas al da, Moncloa haya pilotado una expansin del gasto pblico de tal calibre que ha hecho disparar el dficit pese a disfrutar de unos ingresos de rcord. El resultado: un boquete de 64 millones de euros cada da.
Espaa no cuenta ya con margen en las cuentas pblicas para afrontar la ralentizacin econmica. Lo impide una deuda pblica cercana al 100% del PIB, unas pensiones cuyo coste va al alza y un paro demasiado elevado. As lo afirman organismos como la Comisin, el FMI o el Banco de Espaa. Y lo constatan, pese a su distinto signo poltico, media docena de ex altos cargos consultados. Consideran que es preferible proteger la solvencia del Estado antes que intentar reanimar la actividad. Con un endeudamiento alto, lo que se gana de impulso con los estmulos se acaba perdiendo por la prima de riesgo. Y con ms fuerza.


Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go Top